RSS

El mejor regalo que me han hecho jamás. De Ruth Morales, por supuesto.

A través de Flickr:
Todo el que conoce a Ruth sabe que es una persona que tiene un corazón como una casa. Y aunque me lo ha demostrado varias veces, esta vez ha puesto el listón muy alto. Dudo que alguien pueda superarla. Aunque se aceptan retos, eh? Jajajaja.

Yo soy una persona que no recibo muchos regalos. Soy más bien una persona que regala demasiado. De hecho podría decir que en toda mi vida habré recibido unos veinte regalos o así. Y casi nunca nada que se acerque un poco a mis gustos (bueno, salvo los de Creastur, que dio en el clavo), siempre al gusto del que lo regala, cosa que detesto por cierto. Porque si regalas algo... será algo que le guste a la persona, no? Yo soy escritora y artesana. Y mis amigos jamás me han regalado libros ni material para artesanía (o complementos artesanales para ponerme). Siempre cosas que no necesito y que no son prácticas. Cosas que siempre acaban en el trastero, lleno de polvo. Y no es que critique los regalos que me han hecho (o sí), pero cuando tienes treinta y tres años, y el cabello lleno de canas, te das cuenta de que te harta que la gente regale chuminadas por quedar bien.

Yo nunca regalo en los cumpleaños de la gente. Eso lo sabe todo el que no ha recibido un regalo de mi mano en su cumpleaños. Soy consciente de que a la gente le hace ilusión recibirlos. Pero también he visto en fiestas cómo les regalaban al homenajeado pendientes de los chinos. Sombreros que en su vida se pondría una persona cuerda, etc. Y me he dicho a mí misma: "¿Esto es lo que valoras a tu amigo/familiar?". ¡Que triste! Y es porque creo (al menos esta es mi teoría) que como la gente se siente obligada a regalar en el día del cumpleaños del amigo/familiar, cogen lo primero que pillan. Lo siento, rechazo totalmente esta actitud. Si vas a celebrar el cumpleaños de la persona, celebra el cumpleaños de la persona. No lleves detalles.

Esa es una de las razones por la que no regalo en el cumpleaños. Prefiero hacerlo cuando realmente quiera regalar algo. Y cuando tenga claro lo que creo que le haría ilusión o que más necesite en ese momento ( y pueda permitírmelo). Y no tiene que ser caro, no. No digo eso. Digo que tiene que ser al gusto de la persona.

Y esto es lo que ha hecho Ruth Morales. Regalarme algo que necesitaba/quería/deseaba con toda mi alma.

Muchas sabéis que estoy recibiendo clases de dibujo y pintura. Y puesto que mi situación económica no es muy allá, me veía incapaz de comprar un caballete para practicar en casa. Notaba, tras las clases, que al no practicar en casa, no avanzaba como los demás.

Por otro lado, aunque mi casa es grande, tenemos muy poco espacio, sobre todo en la habitación. Por lo que meter un caballete de madera era impensable, pues ocupa mucho espacio. Así que, no me quedaba otra que comprar un caballete de campaña.

Y viene Ruth y me dice: "yo te lo regalo". Yo me eché las manos a la cabeza pensando que esta muchacha se había vuelto loca. Sin embargo, ella repitió: "Quería hacerte un regalo y te lo voy a hacer. Yo te regalo el caballete".

Y aquí está. En esta foto, y las otras que enseño, está en modo "escritorio", porque me gusta tener las cosas en la mesa para trabajar más cómodamente. Pero las patas se extienden bastante.

Es, sin duda alguna, el mejor regalo que he recibido en mi vida. Se adapta a mis necesidades artísticas (que eran prioritarias), a mi gusto, y es práctico que te cagas. Porque ahora me lo puedo llevar a las excursiones o cuando me vaya de viaje, etc.

Así que, no puedo decir otra cosa sino, gracias, Ruth. Gracias por molestarte en conocernos a mí y a mis gustos. Por salvar mi talento artístico (ahora soy una de las alumnas más avanzadas de clase. Eso sí, con calma, que estoy en 1º) Por ser tan expontanea y dejarme con la boca abierta tantas veces. Por ser una de mis mejores amigas. Por quererme tanto. Por demostrármelo. Por hacerme reir como lo haces. Por ser tú.

Gracias, gracias y mil veces gracias. Te quiero un potosí ( que en mi mundo eso es mucho).

Aclaración "number juan": Tengo paleta de pintor profesional, pero con el óleo es muy engorroso para limpiarla luego. Uso platos de plástico porque es más cómodo y de usar y tirar.

Aclaración "number chu": El cuadro está sin terminar y llevo tres meses en clase. No esperéis un Van Gogh.

Y ahora sí, hablemos del caballete para quien le pueda interesar. Es sencillo, práctico y muy muy cómodo. Tiene tres medidas y un pequeño aplique para colocar tres pinceles. Es de aluminio, por lo que para trabajar en el campo, hay que quitarle las patitas de goma y clavarlo en la tierra. Super práctico, en serio. Viene en una bolsa con asa para colgarlo del hombro. Y no pesa naaaaaaaaa. Una gozada, en serio.

De todas formas, grabaré un video más centrado en el caballete.

1 comentarios:

maria isabel dijo...

pues a mi megustan los detalles como mi novio me acaba de regalar un cuento de amor que describe nuestra historia lo consiguoi en micuentospersonalizados.com